Tensado vaginal láser

¿Qué es el tensado vaginal?

Es un procedimiento médico no quirúrgico, no invasivo, que utiliza el exclusivo efecto térmico de la luz láser para la contracción y tensado del canal vaginal, y así crear una disminución en su diámetro.  La nueva tecnología láser mejora la calidad de vida sexual mediante el efecto tensor en las paredes vaginales y creación del nuevo colágeno para reforzar y mejorar el sostén y problemas de incontinencia.

¿Por qué y cuándo hacer este procedimiento?

El paso del tiempo produce la pérdida de la concentración de colágeno y elastina de la piel así como la disminución de los niveles hormonales de estrógeno, esto contribuye con el aumento del diámetro y pérdida de tensión vaginal.
El parto también provoca la pérdida de la estructura óptima de la vagina, pues el paso del bebe por el canal vaginal, estira, elonga y rompe muchas fibras que provocan su relajación. Adicionalmente el coito contribuye a una vagina más relajada como consecuencia del uso frecuente o tener parejas con miembros de gran calibre.

¿Como es el tratamiento?

En posición ginecológica se procede a la colocación de un espéculo especial, dentro del cual se introduce la pieza de mano del láser FOTONA que transmite la luz mediante un cono de oro reflejándose 360 grados, tratando toda la superficie del canal vaginal. Se realiza un reforzamiento en el anillo de constricción (punto G) y el introito vaginal.
El procedimiento dura de 10 a 15 minutos y no necesita ningún tipo de anestesia.

Beneficios

  • No necesita preparación previa
  • Puede aplicarse en cualquier mujer con vida sexual activa
  • Mejora la sensibilidad y placer sexual
  • Disminuye el tiempo para alcanzar el orgasmo
  • Disminuye la predisposición a sufrir de prolapso vaginal
  • Disminuye el riesgo de sufrir de incontinencia urinaria de esfuerzo
  • Las relaciones sexuales se pueden reanudar a las 48 horas del procedimiento
  • No posee contraindicaciones ni complicaciones conocidas.